66 días

Levantarse diariamente a las 4.45 de la mañana, durante el invierno, con la garúa helada cayendo en tu rostro y correr 10 ó 12 kilómetros exige no sólo fuerza de voluntad  y un profundo deseo de conseguir un resultado, algo distinto a aquello que estás logrando, sino...