Jorge Aurich

José de San Martín, lecciones para los equipos.

Conformar un equipo eficiente, capaz de generar resultados no es una tarea fácil; además de las indispensables competencias técnicas; sus miembros deben saber y sentir que pueden confiar los unos en los otros; implícita está la distinción entre la confianza cognitiva y la confianza afectiva, sobre esta última, son determinantes los valores que realmente se comparten.

En este artículo pretendo abordar brevemente este tema tomando algunas ideas provenientes del mundo militar y me gustaría iniciar compartiendo una anécdota narrada por José Ramón Arana, en su breve semblanza del General José de San Martín. Según el mencionado biógrafo, el libertador, en cierto momento de la refriega de San Lorenzo, cayó atrapado bajo el peso de su caballo, herido por un proyectil disparado por las fuerzas realistas que recientemente habían desembarcado en la actual provincia de Santa Fe, Argentina; corría el año 1813. En tierra y aplastado por el equino, José de San Martin mantenía con tesón la dirección del Regimiento de Granaderos, ciento veinte hombres especialmente preparados para enfrentar a una tropa de trescientos soldados realistas. Uno de sus hombres, se acerca a liberarle y evitar así su muerte a manos del enemigo, cayendo él mismo herido mortalmente en el fiel cumplimiento de su código de honor.  José de San Martín sobrevivió.

¿Existirá una razón mayor para confiar en aquel que arriesga su vida por la mía? ¿Existe una mayor evidencia de generosidad y compañerismo?

“Sin disciplina no hay ejército”; decía José de San Martín; expresión firme y clara, aprendida a la edad de trece años siendo este un Cadete que luchó contra los moros en Argelia; honor, lealtad, disciplina y orden son los valores que condujeron su carrera militar de treintaicinco años (Camilli, 2018).

¿Qué podemos aprender sobre la conformación del  Regimiento de Granaderos y que además sea aplicable a la conformación y dirección de los equipos en el mundo de la empresa?

Destaco algunos puntos en mi opinión muy importantes:

  1. Cuidadoso reclutamiento inicial, basado en el conocimiento y referencias previas indicativas de un convencimiento de las razones por las cuales luchar; es la respuesta clara a preguntas de fondo: ¿Quiénes somos? ¿Por qué luchamos? ¿Por qué cosa juramos? (Barret, 2013).
  2. Gauchos “de talla y robustos”; dotados físicamente para afrontar con éxito las demandas del inevitable conflicto. Podríamos consensuar en su traducción al ambiente empresarial como el “conocimiento y destreza” exigido a los miembros de un equipo; aspectos personales de mayor rigidez y menor control; o se cuenta con ellos o no.
  3. El código de honor de José de San Martín (Camilli, 2018); sobre este documento destaco algunos de los delitos por los que los miembros de la Compañía podían ser retirados, que debían evitarse a toda costa y que tienen una aplicación directa a un equipo de alto rendimiento de una organización:
  • Por cobardía; es clara su aplicación a la vida militar y en un contexto de conflicto; en el mundo ejecutivo y en concreto en el trabajo en equipo, podríamos aplicarlo a la gran relevancia de decir lo que verdaderamente pensamos y no renunciar a nuestra individualidad; hacerlo impediría el aporte distintivo de valor y la posibilidad del surgimiento de la sinergia.
  • Por no admitir un desafío; vinculado al apartado anterior, pero que además se conecta con la negación al cambio y flexibilidad; la necesaria disposición a caminar fuera de la zona de confort, administrando la competencia interna del manejo de la incertidumbre.
  • Por falta de integridad; desde el enfoque del trabajo en equipo, no podemos pretender construir ambientes seguros psicológicamente si se carece de integridad. Su ausencia impedirá la generación de confianza. El trabajo en equipo y el liderazgo quedarán reducidos solo a transacciones.
  • Por hablar mal de otro compañero; comportamiento pernicioso que agudiza el conflicto sustantivo y funcional, llevándolo al terreno del conflicto emocional más difícil de gestionar, la confianza se debilita.
  • Por no socorrer en acción de guerra a un compañero suyo; es el momento de la verdad en la batalla. En la empresa, las acciones e interacciones diarias en un equipo de trabajo ponen a prueba lo escrito en el papel; es decisivo el apoyo al compañero cuando este así lo requiere; si recurre a la memoria, estoy seguro que no le faltarán ejemplos.

Estas pautas generales y la referencia al código de honor Sanmartiniano nos invitan a reflexionar sobre la importancia de la ética, la necesidad de valores y principios que guíen la conducta dentro de un regimiento militar, puesto que una conducta poco ética podría poner en riesgo una operación de este tipo (Barret, 2013) o la aparentemente inocua falta de obediencia y seguimiento estricto de indicaciones y procedimientos que podrían conducir a pérdidas importantes (Groysberg et al., 2010); en pocas palabras, y yendo al trabajo en equipo en el mundo corporativo, contar con puntos de referencia que orienten sobre lo que se espera; la comunicación clara y oportuna, el respeto y ética del trabajo, facilitan la creación de un entorno de confianza indispensable para el logro de los objetivos que se persiguen en el marco de criterios tales como calidad, innovación, tiempo y orgullo por la pertenencia a un equipo de alto rendimiento.

Referencias bibliográficas

Barret, C. C. (2013). La manera correcta: Una sugerencia para la ética del Ejército. Army University Press.

Camilli, G. A. (2018). El General José de San Martin: La ética y sus códigos. Recuperado el 11 de febrero de 2023, de http://cefadigital.edu.ar/bitstream/1847939/1065/1/VC%2018-2018%20CAMILLI.pdf

Groysberg, B., Hill, A., & Johnson, T. (2010). Which of These People Is Your Future CEO? The Different Ways Military Experience Prepares Managers for Leadership. Harvard Business Publishing Education.

Comentarios
    Leer más

    José de San Martín, lecciones para los equipos.

    José de San Martín, lecciones para los equipos. Conformar un equipo eficiente, capaz de generar resultados no es una tarea fácil; además de las indispensables competencias técnicas; sus miembros deben...

    La suerte de Machiavelli

    La suerte de Machiavelli Es el inicio de la segunda década del siglo XVI, Niccolo Machiavelli, en condición de exiliado, escribía en L’Albergaccio, una sencilla taberna en San Casciano, Florencia “...

    ¿Cambian (aprenden) los adultos?

    ¿Cambian (aprenden) los adultos? Es muy conocida la expresión darwiniana sobre la necesidad y superioridad de la estrategia de la adaptación de las especies como mecanismo para garantizar su...